Agua del Carmen (Melisana)

UN POCO DE HISTORIA

El Agua del Carmen, también conocida como Melisana, agua de melisa o agua de toronjil, fue formulada por los monjes carmelitas en el siglo XVII como remedio para calmar los nervios y suavizar las alteraciones emocionales. Más tarde, se comenzó a usar también por sus propiedades digestivas. Entre las plantas que se utilizan en su elaboración está la melisa, que tiene efectos relajantes,  y la raíz de angélica, el clavo de olor, la nuez moscada y la canela, que tienen propiedades digestivas.

Se cuenta que, en 1611, un fraile carmelita francés descubrió las propiedades de la melisa, y creó el extracto original macerando dicha hierba en alcohol.

Aunque en realidad, el licor de melisa aparece ya en textos mucho más antiguos: la antigua medicina espagirista prepara sus elixires de Melisa a base del espiritus vinii (es decir, alcohol extraído del vino) en maceración con Melisa.

Espagyria es el nombre que Paracelso (médico y alquimista medieval) dio a la elaboración de medicamentos con procedimientos alquímicos: fermentación, destilación, extractos minerales a partir de cenizas de plantas, etc. Estos medicamentos son tinturas de plantas a los que se ha añadido la esencia de las mismas, con la característica añadida de que se realizan en determinadas fechas, de acuerdo a eventos astrológicos (lo que les diferencia de la fitoterapia y la homeopatía).

La comercialización del agua del Carmen comenzó en 1911, en Tarragona, y pronto se popularizó tanto en España, sobre todo durante los años 50 y 60 del siglo XX, que era uno de los remedios básicos del botiquín casero de muchas familias. Más tarde, su uso también se extendió por Europa y Sudamérica, y aún se puede encontrar en algunas farmacias y herbolarios.

FÓRMULA CASERA

El Agua del Carmen, hoy en día sigue vendiéndose en farmacias, es de los pocos remedios que nos quedan de las antiguas boticas. Si queréis, podéis elaborar vuestra propia Agua del Carmen. Aunque hay variantes en sus fórmulas, en todas ellas se utiliza la Melisa, la raíz de Angélica y el licor.

Melisa, hojas frescas y aceite esencial

Aquí os dejo dos fórmulas: una básica, sencilla y fácil de hacer, y otra más completa, que incluye los ingredientes de la que se comercializa en España, con proporciones similares.

FÓRMULA BÁSICA

Ingredientes: Aquí os dejo una lista de ingredientes para hacer una Melisana básica. Se puede simplificar más eliminando la raíz de Angélica y los clavos de olor, con lo que el sabor se suaviza (pues estos ingredientes aportan un sabor fuerte y amargo).

Ingredientes de la Melisana

Elaboración: Añadimos los ingredientes en un frasco de vidrio bien limpio y con capacidad suficiente. Lo guardamos durante 40 días en un lugar oscuro (por ejemplo, dentro de un armario). Pasada la cuarentena, lo colamos con un filtro de tela y lo trasvasamos a una botella de color (añil, verde, ambar…) para que esté protegido de la luz.

Extractos macerándose en la oscuridad

FÓRMULA COMPLETA

Ingredientes: La fórmula que se comercializa es compleja y contiene muchos ingredientes, por lo que es más difícil de elaborar, aunque por otra parte, tiene un abanico más amplio de propiedades. Se compone de ingredientes naturales que pueden ser frescos o secos para hacer el extracto hidroalcohólico, y además, lleva aceites esenciales para potenciar tanto el sabor como las características terapéuticas.

Plantas para elaborar el extracto
Aceites esenciales

Elaboración: En un frasco de cristal de un litro, que previamente habremos esterilizado, añadimos los ingredientes de la primera tabla, a continuación llenamos 3/4 del mismo con alcohol natural (aguardiente o vodka) y completamos con agua mineral o de manantial, cerramos herméticamente, y lo guardamos 40 días en un armario oscuro para que macere. Al cabo de ese tiempo, filtramos con un colador de algodón y lo trasvasamos a una botella oscura. Por último, añadimos los aceites esenciales de la segunda tabla y volvemos a guardar la botella durante 28 días (un ciclo lunar completo).

Ya tenemos dos de los elementos alquímicos: el extracto de las plantas, que diluye en alcohol el agua de las mismas representa el elemento agua (o mercurio) y los aceites esenciales, que también se obtienen de las plantas, del vapor generado en el alambique, representa el elemento fuego (o azufre).

Para convertir el extracto en una tintura alquímica, falta el tercer componente, la extracción de los componentes minerales de las cenizas calcinadas de la planta, que representa el elemento tierra (o sal). Este se puede obtener de calcinar tres veces los restos sólidos de la maceración. El polvo obtenido se puede añadir a la receta, convirtiéndola en un remedio alquímico.

Alquimia: Azufre, Mercurio y Sal

MODO DE EMPLEO

El Agua del Carmen se puede tomar añadiendo una cucharadita en una infusión después de las comidas, para ayudar a la digestión.

Como remedio para la ansiedad o la depresión, se puede tomar en ayunas una cucharadita mezclada en una infusión (puede ser infusión de melisa, espino blanco e hipérico), si fuera necesario, tres veces al día antes del desayuno, comida y cena.

También se puede usar en casos de crisis nerviosas, migrañas, espasmos intestinales o gástricos, dolores menstruales, cefaleas y en cualquier situación de nerviosismo.

Precauciones:

El agua del Carmen contiene alcohol, por lo que no puede usarse con niños, menores, embarazadas, ex-alcohólicos, ni antes de realizar actividades que impliquen riesgo como conducir, manejar maquinaria peligrosa, etc.

Ir a la página del Elixir de la Reina Isabel de Hungría

Ir a la página del Agua Florida

Ir a la página de Thieves

Deja un comentario